2020 Ago
Isabel Muñoz

Hola que ahora mismo pienses que no es tan importante porque vas tirando con algunos clientes, de vez en cuando te sale un proyecto grande y, siendo sinceros, tal y como están las cosas “no te puedes quejar.”

Pero, ¿para eso decidiste lanzarte a emprender? ¿Para simplemente “ir tirando”?

Eres una persona valiente que ha dado un paso muy importante para poder estar más cerca de casa, cuidar de tus hijos y ayudar a otras personas con tu producto o servicio.

Después de todo lo que has luchado es normal que quieras ampliar el negocio, contratar a un equipo, escalar tus ingresos y así tener más tiempo y libertad para estar con tu familia.

El problema es que para conseguir eso necesitas aumentar tus tarifas, y la identidad corporativa que tienes ahora mismo no te da la confianza necesaria para hacerlo.

Crees que hay un techo de cristal que te impide avanzar, pero la realidad es que tú misma te estás limitando al no mejorar tu identidad de marca.

La identidad corporativa se complementa con un imagotipo de perfil minimalista y líneas dinámicas que contrarresta y aporta movimiento al logotipo principal.

El dibujo representa a la mujer que hay detrás de la marca pero también hace referencia y es guiño al cliente ideal de la marca y su sector.

 

¿VAS A SEGUIR LLEVANDO UN TRAJE QUE NO TE REPRESENTA, O VAS A POTENCIAR TU IDENTIDAD DE MARCA PARA LLEVARLA AL SIGUIENTE NIVEL?

Si eliges la segunda opción y quieres…

Poder lucir orgullosa una imagen corporativa que esté a la altura de tu negocio.

Posicionarte entre tus clientes como experta y referente en tu sector.

Aumentar tus tarifas, escalar tus ingresos y disfrutar de más libertad financiera.

Ahora ya sabes que el diseño de identidad corporativa es la clave para tener todo esto. En Blanco Ruso lo hacemos realidad. Y estás a un click de conseguirlo.