Cómo hacer una auditoría de imagen corporativa para tu marca paso a paso
realizando una auditoría de imagen corporativa

¿Tienes una estrategia de comunicación que te requiere estar presente en varios canales a la vez? Estoy segura que si tu negocio ya es sólido y tienes planes de crecimiento para él, así es.

Para conseguir hacerlo de una forma coherente y poder destacar en tu sector de forma atractiva y visual es necesario hacer una auditoría de imagen corporativa. Este análisis te permitirá trazar una estrategia visual unificadora que te ayudará a contar una historia alineada en todas las vías en las que te comuniques con tu audiencia. Te ayudará a mostrar el mismo mensaje en cualquiera de sus formas y te mostrará como fiable además de aumentar la memorabilidad de tu marca. Te explico cómo hacerlo.

Pasos para realizar tu auditoría de imagen corporativa

Paso 1: Reúne tus materiales visuales

Lo primero de todo y el más importante consiste en reunir todo el contenido visual de tu marca. Ya sean documentos antiguos o actuales. Es esencial analizar los recursos gráficos de los que dispones en todos los canales donde tu marca esté presente: desde tu página web, redes sociales, papelería o cualquier otro formato en que tu producto o servicio esté presente.

Una vez recopilados estos elementos, deberás analizar si existe un hilo conductor entre sí. De este modo podrás verificar si todos los puntos de contacto a lo largo del viaje de tu cliente transmiten el mensaje deseado.

Son muchos los elementos que componen la identidad visual de una marca. Te dejo un breve listado para ayudarte:

  • Tu logotipo en sus diferentes versiones (vertical, horizontal, en una sola tinta, en sus colores complementarios…), imagotipo o isotipo si dispones de él y sus diferentes modalidades.
  • Los colores corporativos que completan tu universo de marca en todas sus versiones (CMYK, RGB, hexadecimal y versión Pantone) y cómo deben usarse cada uno de ellos.
  • Las tipografías corporativas, tanto la principal como las complementarias que fortalezan el mundo gráfico de tu marca.
  • Aplicaciones de la identidad, como papelería, diseños de redes sociales, banners, publicidad de mano, packaging, uniformes,… etc

De un minucioso estudio de estos elementos podrás evaluar si tu marca está trabajada por igual en todas estas aplicaciones, tiene coherencia o si por el contrario necesitas detenerte en ellos y hacer las modificaciones pertinentes.

Paso 2: Organiza y categoriza

En este punto se organiza y clasifica cada elemento de forma individual con el fin de trazar similitudes y patrones comunes entre ellos. Esta categorización ayudará a crear un collage o tablero de inspiración individualizado para cada categoría de elementos gráficos recopilados. Por ejemplo, uno para todas las versiones gráficas donde aparece tu logotipo de marca, otro para las fuentes corporativas, ilustraciones, fotografías, etc. De esta manera se pueden trazar semejanzas en los mensajes de cada uno de los elementos o ver las inconsistencias que se deban trabajar o corregir. Y si además quieres profundizar aún más, puedes hacer lo mismo con tu competencia directa. No aconsejo analizar más de 2-3 competidores.

Paso 3: Compara y evalúa las oportunidades

Ahora que ya tenemos todos los elementos visuales desplegados y organizados es la hora de buscar oportunidades y trazar una estrategia práctica y coherente.

Párate a pensar en las dificultades a la hora de crear el diseño visual de tu contenido. Es muy habitual que el problema venga a la hora de crear tus diseños para redes sociales. El motivo puede ser la falta de una base visual a modo de plantilla que te permita, no solo agilizar la confección de tus publicaciones o stories, sino tener las bases para mantener el hilo conductor en tu comunicación independientemente del canal que utilices en cada momento.

Muchas marcas cometen el error de usar diseños predeterminados que lo único que hacen es reflejar una imagen estándar del negocio, en lugar de transmitir un estilo único y alineado con la personalidad y valores de tu marca.

Si quieres descubrir cuál es estilo propio de tu marca, te invito a mi test de estilo aquí.

El valor distintivo de tener una identidad visual única y personalizada te abre muchas puertas entre tu audiencia. Gracias a tus recursos gráficos y la estrategia visual de tu marca conseguirás captar la atención de los usuarios lo que les invita a interesarse por tu negocio y pararse a analizar tu oferta de producto o servicio.

Te animo a responder en voz alta las siguientes preguntas:

  • ¿Los elementos visuales están alineados con mi marca?
  • Si dispones de equipo, ¿tienen que adivinar los colores y versiones de tu logo en cada momento?
  • ¿Dispones de una plataforma que recoja los elementos visuales de tu marca? (i.e. una guía de estilo)
  • ¿Tus elementos visuales están en un formato fácil de utilizar o aplicar?
  • ¿Existe algún método para que la aplicación sea más intuitiva y práctica?

Tú misma lo has dicho todo. Ahora párate a reflexionar sobre la situación actual de tu identidad visual y de los beneficios que la auditoría de branding tiene para tu negocio.

Paso 4: Analizar los componentes no visuales para tu auditoría de imagen corporativa

Está claro que más allá del aspecto visual, el contenido es clave. Diría que uno no puede sostenerse sin el otro, son auténticos complementarios. Por ello, del mismo modo que analizas los elementos visuales de tu marca debes analizar los aspectos no visuales y de contenido y alinearlos en tu estrategia de marca. Por ejemplo, el tono de marca, la personalidad, el posicionamiento y la identidad verbal serán factores determinantes del diseño visual.

Imagínate que, por ejemplo, tu marca tiene una personalidad optimista, cercana y dulce. Además del tono y las expresiones que utilices en tu comunicación deberás usar una tipografía alineada con esos valores. Una fuente redondeada aportará cercanía y unos colores acogedores o de líneas pastel te ayudarán a mostrarte más femenina o infantil pero que si contrapones con tonos cálidos como naranjas o corales ganarás en fuerza y optimismo.

¿Ves el puente que conecta la identidad visual con la verbal? Combinando las conclusiones de la auditoría de imagen de marca con el análisis de los elementos verbales te ayudará a entender y definir un estilo visual diferenciador y único para tu marca.

Como ves son muchos los motivos por los que realizar una auditoría de imagen corporativa de tu marca. Ahora toca empezar a aplicar este paso a paso. Si necesitas ayuda ya sabes que puedes contar conmigo para descubrir las claves y oportunidades que esta auditoría sobre tu marca tiene por desvelar. Puedes contactarme o reservar una consultoría conmigo aquí para empezar a trabajar esos aspectos visuales que conseguirán que tu marca se refleje con coherencia y estilo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TEST DE ESTILO GRATUITO

¿Quieres desvelar cuál es estilo que va con tu marca?

Haz el test gratuito que he preparado para ti y descubre, en sólo un par de minutos, si tu marca está transmitiendo con el estilo adecuado y con el que te sentirás realmente cómoda.

Abrir chat
¡Hola!
Cuéntame, ¿en qué puedo ayudarte?